Como se quitan los piojos de las escuelas

Piojos en las escuelas

Hasta ahora hemos hablado en diferentes entradas de los brotes cada vez mas comunes, más extendidos y más resistentes de pediculosis escolar. Queremos saber como se quitan los piojos de las escuelas, pero sin que ninguna autoridad académica o administrativa nos imponga reglas difíciles de aceptar.

¿Cómo lograrlo?

Política de No-Liendres


Política de NO-LiendresRecordemos primero que la Política de No-Liendres es una declaración de principios creada por la Asociación Nacional de Pediculosis (NPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos que tiene como gran propósito reducir la frecuencia de infestaciones por piojos en las escuelas.

 

La NPA es una organización no lucrativa que ha emitido de manera unilateral la Política de No-Liendres con el aparente único interés de la salud pública.

 

Brevemente, lo que esta Política persigue es:

  • Educar a la comunidad
  • Hacer hincapié en la prevención y detección temprana
  • Establecer un examen rutinario de la presencia de piojos
  • Eliminar dichos piojos y liendres en caso de identificarse y
  • Mantener a los niños libres de piojos en las escuelas

A continuación compartimos un ilustrativo video sobre esta política propuesta por la NPA. Por el momento solo está disponible en inglés por lo que en caso necesario se sugiere activar los subtítulos en español.

 

Lo “bueno” al parecer no es bueno para todos


Pero la Política de No-Liendres que en principio debería haber sido vista con buenos ojos por todo el mundo, no corrió con la suerte esperada.

 

DiscriminaciónMuchos padres de familia secundados por la Asociación Americana de Pediatría y las mismas autoridades sanitarias opusieron como objeción que esa política daba pie a una serie de irregularidades que derivaban en discriminación, persecución, señalamientos y malos tratos.

 

Esto se ha convertido en un tema que ha polarizado – como muchas otras cosas en nuestro país vecino – a la sociedad americana pues ambas posiciones tienen defensores y detractores radicales.

 

Importación de la Política de No-Liendres a México


Importación

México importa muchas cosas de Estados Unidos de manera formal como alimentos, gasolina, medicamentos, etc., pero también muchas otras cosas como las tendencias cinematográficas, la moda en el vestir y sí… la Política de No-Liendres también.

=>> Piojos en los niños ¿Qué dicen los especialistas? <<=

Para ser justos hay que decir que la adopción de dicha política no ha sido recalcitrante en todas las escuelas y que aquellas que la han adoptado en la mayoría de los casos – seguramente con algunas claras excepciones – han sido relativamente flexibles y muchas inconsistentes al aplicarla.

 

Por otra parte, hay que decir también que – para bien o para mal – las autoridades sanitarias tanto federales como locales han adoptado medidas mas bien vagas respecto a este problema. Se pueden encontrar guías de prevención y tratamiento en diversas instancias del Sector Salud, no obstante, no es clara una Política gubernamental municipal, estatal o nacional para el abordaje de la pediculosis.

 

Por lo anterior, tampoco hay, como sí ocurre en Estados Unidos, un contraste entre las autoridades sanitarias académicas o gubernamentales y quienes han adoptado la Política de No-Liendres en el país.

 

Esto no quiere decir que las cosas vayan a seguir así por siempre.

 

Primeras manifestaciones de inconformidad


Inconformidad

La Política de No-Liendres en Estados Unidos, pretende como ya se mencionó antes que el único propósito de llevarla a cabo es simplemente el del cuidado de la salud. Pero aunque esto sea completamente cierto, su puesta en práctica por personas de todas las creencias políticas, sociales y religiosas se presta a una gran cantidad de malas interpretaciones por mencionar lo menos.

 

El disgusto de los padres de familia cuyos hijos han sido afectados por la aplicación de dicha política ha ido en aumento en diversos lugares de aquel país.

 

Evitar el sentimiento de ofensaEn México aquellas escuelas que han establecido la Política de No-Liendres – con conocimiento previo de su versión americana o sin el – se han enfrentado a toda la gama de reacciones por parte de los papás desde aquellos que acatan las indicaciones sin protestar hasta quienes se molestan por el trastorno que ocasiona alterar la agenda del día por un hijo que no se quedó en la escuela e inclusive quien francamente se siente ofendido y agraviado por las implicaciones sociales de ser señalado como portador de piojos.

 

Mientras no exista una directriz bien definida por parte de las autoridades de Salud y Educación Pública sobre la política que deban seguir las escuelas, muchas de estas seguirán conduciéndose mediante sus propios criterios.

 

Y aun existiendo disposiciones oficiales, muchos colegios especialmente los privados podrán reclamar siempre el derecho de aplicar disposiciones específicas de acuerdo a sus normas internas.

 

¿Que nos toca hacer como padres de familia?


Bueno, claro que podemos discutir cualquier política justa o injusta, manifestarnos, demandar a todo mundo o simplemente enojarnos y pelearnos con quien – según nosotros – afecte nuestros derechos.

 

El caso es que en este dilema hay unos niños que definitivamente sí tienen piojos y otros que no los tienen y así como los primeros – y sus familias – tienen TODO el derecho a ser respetados, tratados con equidad y dignidad, los segundos – y sus familias- tienen TODO el derecho a no ser infestados.

 

Así que la conducta mas sana parecería en este caso es la prevención primaria, no solamente de la adquisición de piojos sino de la posibilidad de ser detectado como una fuente de contagio.

 

Si cada familia se hiciera verdaderamente responsable de examinar con frecuencia la cabeza de sus hijos escolares en busca de posibles piojos y atacara inmediatamente el problema o se abstuviera de llevar a sus hijos a la escuela hasta que no se erradicara la pediculosis, todo mundo se ahorraría disgustos, malos entendidos o políticas rigurosas.

 

Pensémoslo con otro ejemplo: la gripa. Cuando somos quienes la padecen quizás no le demos importancia y acudamos a nuestras actividades cotidianas subestimando el riesgo. De esta forma no afectamos nuestras labores y las pérdidas que originarían la suspensión de estas.

 

Pero ¿y si nosotros fuéramos los sanos y alguien más en la oficina, en el negocio, en el restaurante, etc., estuviera tosiendo y estornudando cerca de nosotros y diseminando sus virus o bacterias? ¿No desearíamos que esa persona se hubiera quedado por su propia voluntad en casa? De haberlo hecho hubiera sido una buena conducta preventiva tanto del contagio como de los reproches de los demás ¿No lo crees?

Responsabilidad como padres

Conclusiones


El problema de los piojos en las escuelas está creciendo hasta salirse de control en algunos casos.

 

Las autoridades responsables de las instituciones educativas tienen que diseñar ante esto medidas desesperadas para contener tal problema, reducirlo y en la medida de lo posible eliminarlo.

 

Dichas medidas a veces implican estrategias que pueden resultar muy restrictivas o a veces inquisitoriales para diversas personas.

No obstante, mucho de esto podría solucionarse de una mejor manera si cada quién fuera responsable de la revisión de la higiene de sus propios hijos en casa, en este caso en particular de la revisión constante en busca de piojos y de tomar las medidas necesarias tanto para resolver la pediculosis en ellos evitando por supuesto en contacto con otros miembros de la familia pero de la misma forma protegiendo a los demás alumnos y docentes de la escuela a donde asisten.

 

Hay que recordar la regla de oro, trata a los demás como quieras que te traten a ti.

Todos cuidamos de todos

 

Por favor comparte tus comentarios o dudas en la parte inferior

 

 

Acerca del Dr. Alfonso Carreón

Dr. Alfonso Carreón Rodríguez

Dr. Alfonso Carreón Rodríguez

Es médico cirujano por la Facultad de Medicina de la UNAM, maestro y doctor en ciencias bioquímicas por el Instituto de Biotecnología de la UNAM. Realizó estancias de investigación posdoctoral en el Weizmann Institute of Science Rehovot, Israel y en el Massachussetts General Hospital / Harvard Medical School, Boston, MA, USA. Actualmente es Investigador del Instituto Nacional de Salud Pública y Profesor de Maestría de la Escuela de Salud Pública de México. Tiene un interés particular por estudiar la pediculosis particularmente de la cabeza y es fundador del blog Piojos para la difusión de información relacionada a este tema.

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.